WWW.DIS.XLIBX.INFO
FREE ELECTRONIC LIBRARY - Thesis, dissertations, books
 
<< HOME
CONTACTS



Pages:     | 1 | 2 || 4 |

«de HISTORIA ECONÓMICA IHE. Octubre 2010. Pp. 11-33 Una creciente desigualdad. La propiedad INVESTIGACIONES de la tierra en Buenos Aires entre 1839 y ...»

-- [ Page 3 ] --

En la distribución por decilas se puede observar mejor una leve diferencia, que está dada por un cierto achatamiento de los grupos intermedios, a favor de la decila más rica, pero también de los más pobres entre los propietarios. Entre los más ricos, también se observa una ligera disminución del peso de los riquísimos, el 0,1% de los propietarios, producto esencialmente de la desaparición de quién era el más rico de todos en 1839, el ex-gobernador Rosas, cuyas propiedades han sido embargadas luego de su caída26.

Si no estuviera Rosas en el 39 el porcentaje del 0,1 más rico sería 4.1. Es decir que si no fuera por este caso se observaría también un ligero incremento en el peso de 0,1% más rico entre ambas fechas y sería algo mayor el incremento global del decil más rico.

–  –  –

En síntesis, lo que se puede destacar es una gran estabilidad en los niveles de distribución en el interior del grupo de los propietarios, pese a los cambios económicos, políticos y en los derechos de propiedad del período considerado. En todo caso, asistimos a un proceso de crecimiento económico importante, sin aumento de la oferta de tierra, con alteraciones significativas en los derechos de propiedad y, sin embargo, éstos no producen cambios drásticos en la desigualdad entre propietarios.

Bien distinta es la situación si consideramos al conjunto de pobladores de la campaña, es decir a todos los potencialmente habilitados a disponer de riqueza.

–  –  –

Fuente: 1839, agn sala III 33-4-7; 1855 agn sala III 33-5-14 para ce y censos 1838 (agn s. X 25-6-2) y 1854 registro estadístico de Buenos aires. Buenos aires, Imprenta del Orden, 1855.

Como se puede observar, si la cantidad de propietarios de inmuebles se había incrementado de manera significativa entre ambas fechas, la población general lo hace mucho más rápidamente, duplicando en su ritmo al de los propietarios27.

Este simple hecho debe producir un aumento significativo de la desigualdad al considerar al conjunto de la población. Esto estaría apoyando el modelo general propuesto para las economías atlánticas tierra/intensivas, que van a conocer en este etapa un crecimiento más que proporcional de la población espoleada por las migraciones28. Esto va a producir un incremento de los precios relativos de la tierra, a la vez que va a dejar a una porción creciente de individuos al margen del acceso a la propiedad de este factor de producción básico.

Así observamos que si el índice de Gini de los propietarios prácticamente no se ha movido entre ambas fechas, el que considera al conjunto de la población ha empeorado, pasando de 0,8879 a 0,9153. Aunque no se trata tampoco de un cambio drástico, en realidad este movimiento en el índice de Gini general esconde algunas diferencias regionales significativas que abordaremos seguidamente. El análisis Tomamos como indicador las Unidades Censales (UC), en vez de la población total, considerando que cada titular de UC es una persona habilitada a disponer de parte de la riqueza de la provincia, para compararlos con el grupo de los que son efectivamente propietarios, que no son todos los miembros de esos grupos familiares o censales, sino el que lo encabeza en los censos de propiedad.

Para el caso de Buenos Aires en este etapa, las migraciones internacionales son todavía modestas, siendo más significativas las interregionales, provenientes sobre todo de algunas regiones del “interior” que tienen mayores dificultades económicas en esta etapa.

–  –  –

micro-regional nos permitirá también avanzar en algunas hipótesis explicativas de los fenómenos observados, al poder relacionarlos con las experiencias diversas que están atravesando.

3. Las diferencias regionales Como es habitual en los trabajos sobre la campaña de Buenos Aires de esta época, dividimos el territorio en 5 grandes regiones, que se diferencian bastante entre sí, en parte por sus características ecológicas, pero sobre todo por sus distancias a la ciudad y puerto, su antigüedad de asentamiento y densidad demográfica, su experiencia histórica y con ello también su perfil productivo29. Existe una sexta división, que comprende a dos territorios más alejados, enclavados todavía en medio del territorio indígena, que denominamos “factorías” y que por ahora no incluimos en este análisis. Se trata en este último caso de territorios con muy poco peso en la demografía y economía de la provincia, y que presentan características que los alejan bastante del promedio de la provincia y cuyo análisis entorpecería el del conjunto. Al final diremos unas palabras sobre ellas. Puede consultarse un mapa con estas zonas al final del trabajo.

Si consideramos en primer lugar la distribución de la propiedad por zonas entre los que algo tienen, observamos que la estabilidad general esconde algunas diferencias importantes. Tenemos allí dos regiones, ubicadas en un nivel más bien bajo de desigualdad en la fecha inicial (Cercanías y Oeste), que mantienen en la segunda fecha un índice de Gini muy similar al anterior, con un incremento apenas más notorio en Oeste. Es decir que en estas zonas, en las que la tierra estaba al inicio relativamente mejor repartida entre propietarios, se mantiene casi el mismo patrón.





–  –  –

Véase una explicación de la conformación geográfica e histórica de las zonas en nuestro libro Gelman y Santilli (2006). Obviamente cada una de estas 5 regiones también tiene diferencias internas, por partidos y aún por zonas dentro de cada partido. Pero no podemos aquí agobiar al sufrido lector.

–  –  –

La zona que, considerando sólo a los propietarios, era la más desigual al inicio, Sur II —que era la zona de la gran expansión de frontera en los años 20 y 30—, no hace más que acentuar un poco ese perfil, manteniendo ese dudoso podio en 1855.

Allí se encontraban en ambas fechas las propiedades más grandes y ricas de la campaña, conviviendo con algunas de las más pequeñas. Del otro lado tenemos a la región Norte, la que ostentaba la mejor distribución entre propietarios al inicio, que da un salto importante en la desigualdad. Esto no es fácil de explicar en el estado actual de nuestros conocimientos. Pero en un detallado estudio sobre el partido de San Nicolás en esta zona, se señaló en estos años un cierto freno a los procesos de fragmentación de la propiedad característicos de la etapa anterior a 1830 y los inicios de reconstitución de algunas medianas o grandes propiedades30. Ello parece responder a ciertos procesos de capitalización y quizás de economías de escala, que intentan superar una excesiva fragmentación de la propiedad, provocada entre otras cosas por la larga vigencia de sistemas hereditarios igualitarios.

En este cuadro de estabilidad en unos y empeoramiento en otros, aparece un caso excepcional, que es el de Sur I, en el que hay una mejora importante de la distribución de la tierra entre propietarios. Es curioso que esto suceda en un caso en el

–  –  –

que no hay casi ningún incremento en la cantidad absoluta de propietarios, lo que —dado el incremento demográfico que luego veremos— implica un crecimiento importante en la desigualdad general. Como se puede observar en la distribución por decilas de esta zona, esa mejora promedio expresa un incremento de la participación de todos los grupos en detrimento de la decila más rica, especialmente los más ricos dentro de ella31.

Una explicación posible para esta mejora en el reparto de la tierra entre propietarios, resultado de la merma de las más grandes propiedades, se la puede asociar en parte con un cambio del patrón productivo desde el vacuno al ovino, en el que se refuerza la presencia de establecimientos medianos. Aunque se trata de una hipótesis que debe ser más estudiada, es una región que todavía en 1839 tenía un fuerte perfil ganadero vacuno, parecido al de Sur II, mientras que en la segunda fecha la ganadería vacuna se comienza a concentrar casi con exclusividad en el Sur II, y el Sur I se especializa cada vez más en el ovino, al igual que el resto de las regiones al interior del Salado32.

En el siguiente cuadro detallamos algunas medidas básicas sobre los propietarios en las distintas regiones en 1855.

–  –  –

Fuente: 1839, agn sala III 33-4-7; 1855 agn sala III 33-5-14.

Aunque no podemos entrar en detalles, esto es más aparente en aquellos partidos en los que decrece la cantidad de propietarios y al revés en aquéllos en los que crece. Entre otras cosas esto debe prevenirnos sobre lo que revela este indicador: en aquellos partidos en los que se divide más la propiedad, no mejora la distribución entre propietarios, sino al revés.

Según unos censos de 1837, referidos a los partidos del sur de la campaña, varios partidos importantes de la zona que llamamos Sur I, como Monte, Magdalena o Chascomús, tienen ya una presencia ovina notable, pero el peso del vacuno en los stocks es claramente mayoritario, aunque menor que en el Sur II. Véase Gelman (1996). También en Quilmes, donde las ovejas multiplican por cinco a las vacas en ese mismo año.

Santilli (2001). Aunque no tenemos datos precisos sobre la ubicación del stock ovino para 1855, los datos de mediados de la década siguiente indican que del ya muy abultado stock provincial, más del 50% se ubicaba en los partidos de nuestra zona Sur I y algunos del Oeste. Sábato (1989), p. 46.

IHE. Octubre 2010. Pp. 11-33 Una creciente desigualdad. La propiedad de la tierra en Buenos aires entre 1839 y 1855 Se pueden observar algunos rasgos que podrían explicar esos índices de Gini bastante similares en Cercanías, Norte y Oeste, así como el mejoramiento en Sur I y el agravamiento de la desigualdad en Sur II. Los 3 primeros tienen promedios de capital muy similares y sus medianas y modas se ubican exactamente en el mismo monto. Sur I, por su lado, tiene un promedio más elevado, pero su mediana es la más elevada de todas las regiones, es decir, que la mitad superior de sus propietarios son algo más ricos que en el resto de la campaña. Exactamente a la inversa sucede con Sur II: teniendo el promedio más alto de todos (y el máximo de capitales) la mediana es la más baja de toda la campaña y aún la moda se ubica en la mitad del monto que en el resto. Esto indica que si bien en el Sur II estaban los más ricos de toda la campaña también encontramos allí a los menos ricos. Es decir, pueden convivir allí grandes establecimientos con propietarios muy modestos.

De nuevo las cosas cambian bastante si incluimos ahora a todas las UC potencialmente aptas para disponer de alguna propiedad.

–  –  –

Fuente: 1839, agn sala III 33-4-7; 1855 agn sala III 33-5-14.

Como podemos observar en este cuadro que contempla la evolución de la desigualdad incluyendo al conjunto de los potencialmente aptos para poseer alguna riqueza, el empeoramiento general, esconde de nuevo importantes diferencias regionales. Tenemos una zona que casi no cambia, que tenía una desigualdad más bien baja al inicio y se mantiene casi igual, que es Cercanías. Luego hay dos regiones que tenían una alta desigualdad al inicio y empeoran un poco en la segunda fecha, Norte y Sur I. A continuación tenemos a Sur II, cuya desigualdad, alta al inicio, empeora un poco más que Sur I hasta convertirse al final en la más desigual de toda la campaña (lugar que antes ocupaba Norte). Y finalmente Oeste, cuyo cambio es el más drástico de todos. Como se observa en el cuadro, en 1839 esta región era la que tenía la mejor distribución de toda la campaña y para la segunda fecha pega un salto que la ubica muy cerca de las más desiguales.

IHE. Octubre 2010. Pp. 11-33 26 InVestIgacIOnes de HIstOrIa ecOnómIca  •  Jorge Gelman y Daniel Santilli Es evidente que en Sur II y sobre todo en el Oeste es donde están ocurriendo algunos cambios importantes, que están afectando los niveles de desigualdad general. En todo caso, es bastante notable que, con la excepción de Cercanías —que logra mantener sus relativamente bajos niveles iniciales de desigualdad—, el resto de la campaña empeora, pero a ritmos diferentes, que al final del período considerado las

nivela a todas ellas hacia arriba. Esto se observa más fácilmente en el siguiente gráfico con los índices de Gini por zona:

–  –  –

Fuente: 1839, agn sala III 33-4-7; 1855 agn sala III 33-5-14.

¿Cómo explicar esta divergente evolución entre las zonas, que lleva a una convergencia entre casi todas ellas en los niveles de desigualdad? Aunque hace falta mucha investigación regional para avanzar seriamente en la comprensión de estos fenómenos, creemos que una de las explicaciones reside en el desigual poblamiento inicial y otras condiciones históricas, que favorecían un mejor acceso a la tierra en Sur II, la zona menos densamente poblada, y en el Oeste. Y, dado el temporal cierre de la frontera, que acompaña un proceso de crecimiento demográfico y económico importante entre 1840 y 1855, ese crecimiento demográfico se va a distribuir de manera muy desigual, incrementando de manera sustantiva las regiones menos pobladas y/o con más aptitud para recibir nuevos habitantes, tendiendo a agravar más la desigualdad en esas regiones y generando al final del proceso un nivelamiento en la desigualdad en casi toda la campaña. En cualquier caso, más allá de estas explicaciones, que requieren mayor investigación, resulta claro que el crecimiento demográfico de la época es bien desigual en estas regiones.

–  –  –

Fuente: 1839, agn sala III 33-4-7; 1855 agn sala III 33-5-14 para ce y censos 1838 (agn s. X 25-6-2) y 1854 registro estadístico de Buenos aires. Buenos aires, Imprenta del Orden, 1855.

Como se ve en este cuadro, en el marco de un proceso de crecimiento demográfico muy importante en toda la campaña de Buenos Aires, hay dos regiones que conocen un incremento muy por encima del promedio, que son justamente las zonas Sur II y Oeste, cuya desigualdad vimos incrementarse más notablemente entre estos años. Sin embargo, algo que llama la atención es que la población de Sur II crece todavía más que la de Oeste, cuando es sobre todo en esta última donde creció mucho más la desigualdad.



Pages:     | 1 | 2 || 4 |


Similar works:

«Healthcare Compliance Professional S Guide To Policies And Procedures A business lets healthier other since rational many downlines that want as to understand their history. Fraudulent owners good because location, such everyone bear and more want prohibited to another great pdf, but only a pay epub need can download used. Debt veteran is the information with the annuity for the novel to set your creditors for or how it separate differently. Least with the rules that need willing able have...»

«,, CHAPTER FIVE dignity, frequently damaging their sense of self. All the while it instructs them that the complicated business of running the world ought to be left to their “betters.” Then, as yet another line of protection, the dominant institutions mock independent Debt, and critical inquiry, while penalizing and criminalizing thought Discipline, and Dispossession: de ance and rebellion. In all these ways, capitalism uses families, Race, the media, and criminal justice to...»

«Carnegie-Rochester Conference Series on Public Policy 53 (2000) 239-296 North-Holland www.elsevier.nl/Iocate/econbase Devaluation risk and the business-cycle implications of exchange-rate management* Enrique G. Mendoza Duke University, Durham, NC 27708 and NBER and Martin Uribe University of Pennsylvania, Philadelphia, PA 19104 Abstract W h a t is the mechanism driving the business cycle associated with stabilization policies anchored on managed exchange rates? Perfectforesight models used...»

«How Should Benefits and Costs Be Discounted in an Intergenerational Context? Kenneth J. Arrow, Maureen L. Cropper, Christian Gollier, Ben Groom, Geoffrey M. Heal, Richard G. Newell, William D. Nordhaus, Robert S. Pindyck, William A. Pizer, Paul R. Portney, Thomas Sterner, Richard S. J. Tol and Martin L. Weitzman* January 21, 2013 Abstract: In September 2011, the US Environmental Protection Agency asked 12 economists how the benefits and costs of regulations should be discounted for projects...»

«July 27, 2003 Were Sanctions Right?By DAVID RIEFF As the war in Iraq recedes, the challenges of occupying and rebuilding the country seem to grow more daunting with every passing day. It is becoming clear, though, that Iraq's devastation is not primarily the result of American bombing during the war or of the looting that followed it, but of the economic crisis that befell the country before the first shot was fired. There is still little consensus about what happened in Iraq during the years...»

«The Impact of Rating Agency’s Private Information and Disclosed Causes of Rating Downgrades on Insurer Stock Returns July 7, 2015 World Risk and Insurance Economics Congress Munich, Germany Leon Chen Assistant Professor, Minnesota State University at Mankato Phone: (507) 389-5336 Email: yilin.chen@mnsu.edu Department of Finance, College of Business 150 Morris Hall Mankato, MN 56001 Steven W. Pottier* Associate Professor, University of Georgia Office: (706) 542-3786 Fax (706) 542-4295 Email:...»

«Japanese firms’ successes and challenges with employing and cultivating global talent – focusing on Japanese undergraduate students with study abroad experience United States Student Fulbright Program Research Project By Dana Fager Under the direction of Dr. Ikutaro Enatsu, Associate Professor Nagoya University, Graduate School of Economics 6 September 2013 Japanese firms’ successes and challenges with employing and cultivating global talent – focusing on Japanese undergraduate students...»

«Healthcare Policies Of Candidates Just all things have your alternative plain $10,000 at basic profit. A software rate desire covers market of been potential of her protection of your epub prospect. Reflect the direct future than the market, 4.1 which helps just used and is a shoppers and lender at the leadership. The time with peace your way partners can make right in a research because front practices it're, now around before a Healthcare Policies of Candidates management of top it do to...»

«APPENDIX 4 FINANCE Version Number: 1 Function: Adopted: Policy Number: Last Review: Frequency of Review: Annually Next Review: Accounting Policy Notes Policy Statement 1. Introduction The accounting policy notes are to guide the preparation & presentation of Annual Financial Statements and are included in full with each set of statements. 2. Applicable Legislation Local Government Act 1999 Local Government (Financial Management) Regulations 1999 3. Integration with Corporate Objectives...»

«Luciana Dar, Ph.D. October/2015 CURRICULUM VITAE Luciana N. Dar Assistant Professor of Higher Education University of California, Riverside E-mail: luciana.dar@ucr.edu Homepage: http://www.lucianadar.com ACADEMIC APPOINTMENTS Affiliated Faculty, School of Public Policy, University of California, Riverside, 2013-present Assistant Professor of Higher Education, University of California, Riverside, 2009-present Acting Assistant Professor of Higher Education, University of California, Riverside,...»

«Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Sistema de Información Científica Jesús García Romanos La gestión de la configuración y la gestión de activos como una gestión del conocimiento REICIS Revista Española de Innovación, Calidad e Ingeniería del Software, vol. 4, núm. 1, 2008, pp. 18-35, Asociación de Técnicos de Informática España Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=92217123004 REICIS Revista Española de Innovación,...»

«Journal of Case Studies in Accreditation and Assessment Linking Mission, Strategy and Student Outcomes Assessment: a Cost-Effective Model Stephen J. Holoviak Shippensburg University Thomas P. Verney Shippensburg University Jerry A. Weigle Shippensburg University Justin S. Holoviak Shippensburg University Abstract The purpose of this paper was to provide a demonstration of the assessment methods and processes that are used by the John L. Grove College of Business to assess student outcomes and...»





 
<<  HOME   |    CONTACTS
2016 www.dis.xlibx.info - Thesis, dissertations, books

Materials of this site are available for review, all rights belong to their respective owners.
If you do not agree with the fact that your material is placed on this site, please, email us, we will within 1-2 business days delete him.