WWW.DIS.XLIBX.INFO
FREE ELECTRONIC LIBRARY - Thesis, dissertations, books
 
<< HOME
CONTACTS



Pages:     | 1 || 3 | 4 |   ...   | 6 |

«RESUMEN. El igualitarismo enfrenta ob- ABSTRACT. Egalitarianism faces objeciones en los tres planos de la filosofía jections on all three levels of ...»

-- [ Page 2 ] --

3. Consecuencias, restricciones deontológicas, y virtudes. Tipología del anti-igualitarismo El igualitarismo ha sido sometido a objeciones en los tres principales niveles de análisis de la filosofía moral: el de las consecuencias, el de las restricciones deontológicas, y el de las virtudes. Así, los anti-igualitarios consecuencialistas afirman que el estado de cosas que el igualitarismo produce es peor que al menos algunas de las alternativas no-igualitarias (que la igualdad compromete la eficiencia resulta un lugar común del discurso conservador). A su vez, para los anti-igualitarios dentológicos, seguir los consejos igualitarios implica violar algunas restricciones no-consecuencialistas, principalmente, en la forma de derechos y títulos legítimos. En términos más corrientes, el igualitarismo es acusado de hacer peligrar la libertad y otras garantías de una sociedad abierta. Finalmente, algunos autores atacan al igualitarismo desde la perspectiva de la ética de la virtud. Una persona virtuosa, de acuerdo a esta visión, no puede ser igualitaria.

A mi juicio, las tres mayores objeciones a las teorías de la igualdad son:

i) El Argumento de la Nivelación para Abajo; ii) El Argumento de las Libertades y iii) El Argumento de la Envidia. El argumento de la Nivelación asume una estructura consecuencialista, pero también deontológica. Es consecuencialista en cuanto está ligado a la idea de que la igualdad puede impedir el logro de estados de cosas mejores, o que conspira contra la maximización de algún valor, como el bienestar agregado, la felicidad, o la riqueza. Es deontológica en cuanto acusa al igualitarismo de propender o permitir la destrucción de bienes de los que tienen más para “nivelarlos” con los que tienen menos. El argumento de las libertades, que critica el carácter autoritario del ideal igualitario (o al menos de parte de ese ideal) es típicamente deontológico. Un ejemplo es la famosa estocada de Nozick contra la idea de la lotería natural, consistente en preguntarse si dicha idea no favorecería la distribución forzada de órganos corporales. El argumento de la Envidia, se mueve en el plano de las virtudes. El igualitarismo, según esta objeción, no es más que el producto (o una “racionalización”) del vicio de la envidia. Un ciudadano virtuoso, en cambio, no debería caer en comparaciones envidiosas entre lo que él posee y lo que poseen los demás.

No trataré de establecer aquí cuál de las tres aproximaciones a la teoría moral (el consecuencialismo, el deontologismo, o la ética de la virtud) resulta a mi juicio más adecuada. Sin embargo, creo que el igualitarismo puede y debe ser defendido contra los ataques provenientes desde las tres perspectivas. La razón de por qué una teoría política debe ser evaluada a través de cada una de las tres dimensiones de la práctica moral (consecuencias, deberes, virtudes) es que la deliberación democrática sería radicalmente incompleta si una de aquellas dimensiones estuviera ausente o fuera subestimada. Cual¿Quién le teme a la igualdad? 187 quier teoría que no tome en cuenta las consecuencias sería, usando las palabras de Rawls, “irracional, loca”4. A su turno, cualquier teoría que descuide la existencia de restricciones en la persecución de objetivos podría justificar cursos de acción horrendos –un punto que resulta central para las visiones deontológicas–. Finalmente, una teoría política debe prestar atención también a la necesidad de propagar las disposiciones básicas para sostener y reforzar las conductas e instituciones públicas justas, de acuerdo a lo afirmado usualmente por los filósofos morales de la ética de la virtud. Por lo tanto el ideal de la igualdad, o para el caso, cualquier ideal, sería deliberativamente incompleto si no se manifestara en estas tres dimensiones de la justicia, y fracasaría si pudiera ser descalificado en cualquiera de ellas.

4. El Argumento de la Nivelación hacia Abajo Una de las objeciones más difundidas a las propuestas igualitarias es que las políticas igualitarias colisionan con el propósito de incrementar el bienestar agregado de la sociedad. Esto puede ocurrir de distintas formas.

Primero, las políticas igualitarias podrían mejorar la situación de los más desfavorecidos pero perjudicando a los que están mejor en una medida mayor que la del beneficio de los primeros.5 Es decir de una situación (5,2)6 el igualitarismo favorecería pasar a una situación (3,3). La mejora de los que están peor se ve acompañada por un deterioro en la posición de los mejor situados que es mayor que dicha mejora, y el total de recursos (o bienestar, o cualquiera sea la medida relevante que utilicemos) también cae (en este caso de 7 a 6). Segundo, las políticas igualitarias podrían favorecer un curso de acción aun más sencillo: modificar la distribución original (5,2) simplemente destruyendo 3 unidades de los mejor situados, para pasar a una situación (2,2). Esto es nivelar para abajo. Tercero, la nivelación para abajo puede adoptar formas aun más extremas, por ejemplo transformando (5,2) en (1,1), una situación en la que todos están peor que antes, pero iguales.

Los tres cursos de acción son agregativamente negativos, es decir, los tres disminuyen el total de recursos o beneficios. Pero quisiera concentrarme en los casos de nivelación hacia abajo, como el segundo y el tercero. En el primer caso la nivelación no se produce hacia abajo estrictamente, sino J. Rawls, A Theory of Justice, p. 30. [J. Rawls, Teoría de la Justicia, Ed. F.C.E., página 41] En este trabajo usaré indistintamente la idea de recursos, beneficios, utilidades, ya que para el propósito de la presente discusión no es necesario elucidar cuál teoría acerca de la moneda de cambio de la igualdad (la discusión sobre ¿igualdad de qué?) es la más acertada.





La expresión entre paréntesis debe interpretarse como indicando la cantidad de bienes, recursos o unidades de utilidad que poseen dos personas o grupos. Así, (5,2) significa que el o los mejor situados tienen 5 unidades, y el o los peor situados, 2.

Marcelo Alegre en un punto superior al punto más bajo de la distribución original. En este caso, hay algo que puede decirse en favor de la distribución operada, y es que ha beneficiado a alguien. En los casos segundo y tercero, la igualdad no beneficia a nadie (en el caso segundo nadie está mejor y alguien está peor, mientras que en el tercero todos terminan en peor situación). El primer curso de acción, pues, no da lugar a la objeción de nivelar para abajo (“ONA”, de acá en más). Sí da lugar a otra objeción, que en clave consecuencialista afirmaría que la igualdad afecta el total de bienes o riquezas del conjunto.

Pero esta objeción no es tan preocupante, una vez que tomamos en cuenta que muchas restricciones a la adopción de alternativas consecuencialistas producen este resultado. No es un argumento a favor de permitir el trabajo infantil el que así aumentaría la productividad de la economía, como no es un argumento válido a favor de la tortura policial el que tal vez así se esclarecerían más delitos. Del mismo modo, la razón por la que la discriminación de las mujeres debe ser combatida no es que el paso de una sociedad sexista a una donde impere la igualdad de géneros creará más felicidad en las mujeres que frustración en los hombres. El caso de la distribución de beneficios y costos económicos asume la misma estructura: resulta plausible afirmar que el mejoramiento de la situación de los que están peor, aun a costa de un sacrificio mayor de los mejor situados, es una política que unos y otros escogerían bajo condiciones de imparcialidad. Esta es la estrategia preferida por los igualitarios y, aunque puede ser equivocada, lo que es importante destacar es que resulta razonable, es decir, que el mero señalamiento de que la igualdad afecta la cantidad total de recursos o beneficios disponibles no constituye un argumento letal o descalificante contra el igualitarismo. Después de todo, hasta el libertarismo de Nozick puede resultar el blanco de la crítica consecuencialista, si ésta pudiera mostrar que algunas de las restricciones deontológicas de la teoría libertarista dificultan la maximización de la riqueza o el bienestar.

Ocupémonos pues de la nivelación para abajo. Una exposición bastante gráfica de la nivelación para abajo es la desplegada en el cuento “Harrison Bergeron”, de Kurt Vonnegut JR.7 Ocurre en 2081, época en la que “todos eran, finalmente, iguales... en todo.” Por ejemplo, a la gente con índices de inteligencia por encima del promedio se le requería por ley usar un mecanismo en la cabeza que producía un ruido agudo cada veinte segundos, como modo de disuadirlos “de aprovechar injustamente de su ventaja cerebral.” De modo similar, la familia que protagoniza la historia mira por televisión a unas bellas y ágiles bailarinas obligadas a utilizar máscaras y a llevar Kurt Vonnegut JR, “Harrison Bergeron”, in Brian W. Aldiss and Harry Harrison (Eds.) Decade The 1960s, pp. 34-40.

¿Quién le teme a la igualdad? 189 ridículos contrapesos en sus cuerpos para neutralizar su encanto y rapidez.

Estos dispositivos eran orwellianamente controlados por control remoto por una “Incapacitadora General”, de modo de asegurar que “nadie fuera... más inteligente…elegante... más fuerte o más ligero que nadie”.8 Hasta el momento la respuesta dominante de los igualitarios frente a esta objeción ha sido la de doblar la apuesta. Larry Temkin, por ejemplo, ha defendido la idea de que la igualdad puede favorecer la nivelación para abajo, pero que eso no es un problema letal para el igualitarismo.9 Del mismo modo, Derek Parfit, en su importante trabajo sobre las variedades de igualitarismo, ha dicho que la ONA reposa en presupuestos equivocados.10 Luego de analizar estas posiciones, voy a proponer una respuesta diferente, según la cual, la igualdad no implica ni favorece la nivelación para abajo.

Los objetores asumen el siguiente razonamiento:

1. El igualitarismo implica o acepta nivelar para abajo.

2. Nivelar para abajo es incorrecto moralmente.

3 (Conclusión) El valor de la igualdad debe, por lo tanto, ser abandonado.

Según algunos igualitarios la ONA debe ser respondida negando la segunda premisa, es decir, negando que la nivelación para abajo esté mal en todos los casos, o afirmando que dicho curso de acción mejora la situación en un cierto aspecto, aunque esta mejora pueda ser neutralizada por otras consideraciones. Para volver al ejemplo original, –en que A dispone originalmente de 5 unidades de recursos o de utilidad y B, de 2– nivelar para abajo dejaría a ambos con 2 unidades. ¿Cómo podría justificarse esta nivelación hacia abajo, siendo que el empeoramiento de A no tiene ningún impacto en B? Los igualitarios como Temkin piensan que, por más contraintuitivo que parezca, la movida implica una cierta mejora moral. Esta mejora puede ser concluyente, de modo que la nueva distribución sea preferible a la original, o apenas una mejora prima facie, es decir que la nueva distribución es preferible en algún aspecto a la original, aunque tal vez por otras razones, debamos preferir, considerando todas las razones, la distribución original. O sea que, de acuerdo a esta línea de razonamiento, la segunda premisa de la ONA debe “Harrison...” p. 34.

Larry S. Temkin, “Harmful Goods, Harmless Bads”, en Raymond G. Frey y Christopher Morris (Eds.), Value, Welfare, and Morality, Cambridge University Press, 1993, pp. 290-324, Inequality, Oxford University Press, Paperback ed., 1996, “Equality, Priority, and the Levelling Down Objection”, en The Ideal of Equality, Matthew Clayton y Andrew Williams, (Eds.) MacMillan Press, 2000, “Equality, Priority or What?”, Economics and Philosophy, 19 (2003) 61-87.

Derek Parfit, “Equality or Priority?” en Clayton y Williams, The Ideal of Equality, MacMillan Press, 2000, pp. 81-125.

Marcelo Alegre ser rechazada, porque cuando se alcanza una igualdad a través de nivelar para abajo, la situación mejora, sea en algún aspecto o concluyentemente.11 Deseo responder a la ONA de manera diferente, negando la primera premisa, y aceptando la segunda. Es decir, rechazaré la idea de que la igualdad exige nivelar para abajo. A mi juicio, no lo exige, y más aún, no lo acepta.

Para demostrar esto, primero distinguiré casos puros e impuros de la nivelación abajo, escrutaré el tipo de igualitarismo que los objetores que se basan en el argumento de la nivelación hacia abajo tienen en mente, explicaré por qué esa concepción supuestamente igualitaria no lo es, mostraré por qué la versión más plausible de igualitarismo no es presa de esta objeción. Luego arriesgaré una explicación acerca de las razones que pueden motivar a los objetores a recaer en el error de adjudicar al igualitarismo la falla de aceptar o propender a la nivelación para abajo.

4.1. Casos puros e impuros de nivelación hacia abajo Es necesario aclarar, como señala Parfit, que ciertas situaciones que aparecen como instancias de nivelación hacia abajo no lo son. Por ejemplo, piénsese en una sociedad donde rige el voto calificado, y los universitarios tienen doble voto. Si esa sociedad eliminara este privilegio, y consecuentemente todos los ciudadanos dispusieran de un voto, ésta no sería una instancia genuina de nivelación para abajo. La razón es que existen otras dimensiones en las que el cambio impacta positivamente. Aquellos que durante la vigencia del voto calificado no accedían al voto doble, ahora se encuentran mejor en términos de poder político. Por lo tanto, si bien ahora los universitarios tienen menos votos, esta disminución está acompañada por una mejora para otros, y para la sociedad en su conjunto.

Para que la nivelación sea genuinamente “para abajo” y, por lo tanto, problemática moralmente, no debe producir efectos positivos de ningún tipo. Si el análisis de la nivelación para abajo no filtrara los casos impuros, la objeción perdería toda su fuerza. Los casos puros de nivelación hacia abajo, pues, son aquellos en los que los que están mejor pasan a ocupar la misma posición que los que están peor, sin ninguna mejora en la situación de los últimos.

4.2. ¿Exige la igualdad nivelar para abajo?

El filtro aplicado en la sección anterior no es meramente teórico. De hecho, mediante él quedan fuera de la escena una buena parte de las políticas igualitarias. Muchos cursos de acción igualitarios implican nivelar en

–  –  –



Pages:     | 1 || 3 | 4 |   ...   | 6 |


Similar works:

«Mid-term Challenge  Simon Duke (European Institute of Public Administration), Karolina Pomorska (Maastricht University) and Sophie Vanhoonacker (Maastricht University)  Policy Paper 10: February 2012 This Policy Paper is the tenth in a series that will be produced by the Jean Monnet Multilateral three partner institutions: Loughborough University (UK), Katholieke Universiteit Leuven (BE) and Maastricht University (NL). It also brings together colleagues from a wide range of academic...»

«SUITE 1, LEVEL 2, 1-17 ELSIE STREET, BURWOOD, NSW 2134 PO BOX 240, BURWOOD NSW 1805 TEL: 9911 9911 FAX: 9911 9900 WEBSITE: www.burwood.nsw.gov.au COMPLYING DEVELOPMENT CERTIFICATE APPLICATION CDC No./. You use this form to apply for approval to carry out a proposal that is classed as Complying Development. Please place a cross in the boxes and fill out the white sections as appropriate. To minimise delay in receiving a decision about your application, please ensure you submit all relevant...»

«Issues in Governance Studies Number 67 January 2015 Integrating Religious Engagement into Diplomacy: Challenges & Opportunities Peter Mandaville, Sara Silvestri INTRODUCTION T he last few years have witnessed a flurry of interest and activity around religion and religious engagement in diplomatic circles on both sides of the Atlantic. In 2013, the US State Department established a new Office of FaithBased Community Initiatives as part of a broader national strategy on religious leadPeter...»

«Nationalism for Export? The Domestic and Foreign Policy Implications of the new ‘Russian Idea’ ISA conference New York 15-18 February 2009 Dr Luke March Senior Lecturer in Soviet and Post-Soviet Politics Politics and International Relations University of Edinburgh Edinburgh EH8 9LL SCOTLAND, UK TEL: +44 (0)131 650 4241 FAX: +44 (0)131 650 6546 l.march@ed.ac.uk Draft version 1.0. Please DO NOT cite. Introduction Has Russia really ‘gone nationalist’, as one scholar foretold ten years ago...»

«OKLAHOMA COST ACCOUNTING SYSTEM 2011-2012 Fiscal Year Revised October 2011 It is the policy of the Oklahoma State Department of Education (OSDE) not to discriminate on the basis of race, color, religion, gender, national origin, age, or disability in its programs or employment practices as required by Title VI and VII of the Civil Rights Act of 1964, Title IX of the Education Amendments of 1972, and Section 504 of the Rehabilitation Act of 1973. Civil rights compliance inquiries related to the...»

«IFPRI Discussion Paper 00803 October 2008 Biofuels, Poverty, and Growth A Computable General Equilibrium Analysis of Mozambique Channing Arndt Rui Benfica Finn Tarp James Thurlow Rafael Uaiene Development Strategy and Governance Division INTERNATIONAL FOOD POLICY RESEARCH INSTITUTE The International Food Policy Research Institute (IFPRI) was established in 1975. IFPRI is one of 15 agricultural research centers that receive principal funding from governments, private foundations, and...»

«The Making Of American Foreign And Domestic Policy 92 attention tuned to gather months on it The Making of American foreign and domestic policy of smart over it were the accessible payments to fifty and regardless provides on industry with the telecom. Tell, it figured download would be the if their productivity ahead. Where, at Smith not fine through any need and the call. Entering home-based situation advantage agendas is only preparing main is in what they are ca start. Your annuity is 3d...»

«Surveillance as Social Sorting Surveillance happens to us all, every day, as we walk beneath street cameras, swipe cards, surf the Net. Agencies are using increasingly sophisticated computer systems – especially searchable databases – to keep tabs on us at home, work, and play. Once the word surveillance was reserved for police activities and intelligence gathering; now it is an unavoidable feature of everyday life. Surveillance as Social Sorting proposes that surveillance is not simply a...»

«OPINION European Consumer Consultative Group Opinion on consumers and vulnerability Adopted on 7th February 2013 by ECCG Plenary DISCLAIMER The European Consumer Consultative Group (ECCG) is a consultative group set up by the European Commission, entrusted to represent the interests of consumers at the Commission and give opinions on issues relating to the conception and implementation of policy and action on the subjects of protecting and informing consumers. The opinion of the ECCG does not...»

«A Mediated Public Diplomacy Relative Political and Value Proximity in Mediated Public Diplomacy: The Effect of State-Level Homophily on International Frame Building Tamir Sheafer and Shaul R. Shenhav The Hebrew University of Jerusalem Janet Takens and Wouter van Atteveldt VU University Amsterdam Forthcoming: Political Communication B Mediated Public Diplomacy Abstract This paper applies the homophily thesis to public diplomacy and offers an empirical examination of a country’s success in its...»

«Table of Contents TABLE OF CONTENTS _i INTRODUCTION1 Welcome _1 District Mission _2 Future Policy Changes 2 GENERAL TERMS OF EMPLOYMENT _3 Equal Opportunity Employment _3 Hiring _3 Transfer of Tenure _3 Job Responsibilities 4 Criminal Background Check and Testing _4 Confidentiality 4 Salaries and Payroll Distribution 4 Hours of Duty 6 Personnel Records _6 Resignations 7 Termination/Nonrenewal/Separation by Certified Employee 8 Discipline, Suspension and Dismissal of Classified Employee8...»

«ISSN 2335-6677 #3 Singapore | 27 Jan 2015 Will Thailand’s New Constitution Be a Return to Authoritarianism? By Puangthong Pawakapan* EXECUTIVE SUMMARY The aim of the 2014 coup d état in Thailand goes beyond toppling the elected • government of Yingluck Shinawatra. By putting in place a new Constitution, the old centres of power are aggressively • reconstructing the electoral system in their favour. The new political game deviates from the majoritarian principle and will instead ease the...»





 
<<  HOME   |    CONTACTS
2016 www.dis.xlibx.info - Thesis, dissertations, books

Materials of this site are available for review, all rights belong to their respective owners.
If you do not agree with the fact that your material is placed on this site, please, email us, we will within 1-2 business days delete him.