WWW.DIS.XLIBX.INFO
FREE ELECTRONIC LIBRARY - Thesis, dissertations, books
 
<< HOME
CONTACTS



Pages:     | 1 | 2 || 4 | 5 |   ...   | 6 |

«RESUMEN. El igualitarismo enfrenta ob- ABSTRACT. Egalitarianism faces objeciones en los tres planos de la filosofía jections on all three levels of ...»

-- [ Page 3 ] --

alguna dimensión pero para mejorar la situación de los que están peor (o del conjunto) en otra dimensión. En verdad, cuesta imaginar situaciones en las que en nombre de la igualdad estaría justificado empeorar la situación de algunos sin que ello beneficiara a nadie. Derek Parfit y Larry Temkin, sin embargo, afirman que hay un tipo de igualitarismo que sí exige nivelar para abajo. Parfit lo llama igualitarismo télico (o teleológico), y Temkin, igualitarismo no instrumental. Los igualitarios télicos o no instrumentales valoran la igualdad en la posesión de recursos o de beneficios en sí misma, sin preocuparse por el impacto que dicha igualdad tiene en el bienestar de las personas, o en el funcionamiento de las instituciones sociales.

Por el contrario, los igualitarios deónticos (o deontológicos), o instrumentales, valoran la igualdad en la distribución de bienes o recursos como un requisito del funcionamiento justo del estado, o como una condición exigida por otras consideraciones. La idea es que un estado debe tender a la igualdad económica para evitar actuar de manera discriminatoria, o para lograr una convivencia armónica, etc. La mera posesión de recursos iguales entre las personas no es valorada en sí misma. Correlativamente, las desigualdades que no pueden rectificarse no son injustas. Por citar un ejemplo de Parfit, la desigualdad entre el tipo de vidas que disfrutamos en la actualidad y las vidas de los seres humanos en la edad de piedra resulta problemática para el igualitarismo télico, pero no para un igualitario deóntico o instrumental: si no hay nada que podamos hacer para rectificar esa disparidad, o si nada bueno podría obtenerse rectificándola (si fuera posible hacerlo), entonces esa desigualdad es solamente fáctica, no moral.

Para los igualitarios deónticos o instrumentales, la mera disparidad en la posesión de bienes o recursos es tan irrelevante moralmente como la desigualdad en la estatura o en el peso. Las únicas desigualdades moralmente relevantes, y que por lo tanto la igualdad como valor moral exige neutralizar de algún modo, son aquellas que denotan una política discriminatoria o relegan a algunos en el disfrute de beneficios. Para volver al ejemplo de la estatura o el peso, que algunas personas sean más altas o más voluminosas que otras no es motivo de preocupación moral. Ahora bien, que algunas personas se vean en dificultades para acceder al transporte público por su peso o su altura sí es una desigualdad moralmente relevante, y el diseño institucional debe evitar que algunos se vean en desventaja por la mera posesión de estos rasgos. Un igualitario télico, en cambio, ve razones para lamentar el mismo hecho de la diferencia en contextura física entre las personas. Piénsese en el caso de la ceguera. Los anti-igualitarios afirman que el valor de la igualdad exige (o al menos autoriza) que se privara de la vista a los que pueden ver,

de modo que todos resultaran igualmente ciegos. El propio Temkin afirma:

Marcelo Alegre “Un anti-igualitario podría incrédulamente preguntarme ¿realmente creo que hay algún aspecto en el que un mundo en el que algunos son ciegos es peor que uno en el que todos lo son? Sí. ¿Significa ésto que sería mejor si le quitásemos la vista a todos? No. La igualdad no es lo único que importa. Pero importa.”

Temkin justifica su posición a través de estas preguntas:

“¿No es injusto que algunos estén peor que otros sin que medie culpa de su parte? ¿No es injusto que algunos sean ciegos, mientras otros no? ¿No es mala la injusticia?”12 Un igualitario deóntico o instrumental respondería rápidamente: No, no es injusto que algunos sean ciegos y otros no. Es desafortunado que algunos sean ciegos, pero no injusto. No es la obra de nadie, ni el resultado de una política pública, de modo que no puede ser injusto. Podría haber algún aspecto en el que una sociedad donde todos son ciegos sea mejor que una en la que solo algunos fueran ciegos, si esta disparidad diera lugar a explotación, o humillaciones (si, por ejemplo, los videntes esclavizaran o martirizaran a los ciegos). Pero en ausencia de este tipo de efectos, una situación en la que todos fueran ciegos sería peor, bajo cualquier aspecto.

Para Temkin, la ONA presupone una idea equivocada que él llama El Eslogan, según la cual “Una situación no puede ser mejor (o peor) que otra bajo ningún aspecto si no es mejor (o peor) para nadie en particular”.13 Parfit, de manera similar, afirma que la ONA presupone una idea, la idea de la afectación personal [Person-Affecting Claim], que él no encuentra convincente.

Ahora bien, como para Temkin hay varios casos que desmienten la plausibilidad del Eslogan, éste debe ser abandonado. Una vez que nos deshicimos del Eslogan, concluye Temkin, ya no quedan motivos para aceptar la ONA.

Temkin se apoya, entre otros, en el caso de la justicia retributiva. Según él, la justicia exige que los genocidas terminen en una situación peor que la de los santos, aunque ese castigo no beneficie a nadie (porque, por ejemplo, nadie se entera de la imposición del castigo). En este caso, la situación en la que se hace justicia es mejor que la situación en que rige la impunidad, aunque no hay nadie para quien la situación justa es mejor. Temkin concluye, pues, que el Eslogan debe ser rechazado, y, con él, la ONA.





No comparto este punto de vista. Lo que Temkin llama el Eslogan no es a mi juicio, una ley de la física, tal que si, por ejemplo, uno encontrara un metal que no se expande al calor, entonces la ley según la cual los metales se expanden al calor perdería validez. El Eslogan es algo diferente, es un principio moral de índole general, que puede admitir excepciones, siempre que estén fundadas en razones suficientemente atractivas. En ausencia Temkin, “Equality…”, p. 155.

Temkin, “Equality…”, p. 136.

¿Quién le teme a la igualdad? 193 de estas razones, opera el principio general. La idea de que está mal o es incorrecto perjudicar a alguien sin que medie beneficio alguno para nadie, es un principio general que, a menos que tengamos otras razones de peso suficiente, debe gobernar nuestras acciones, y las del estado. Puede haber razones de diferente tipo para que el principio ceda. Tal vez el castigo por las acciones incorrectas provea una razón plausible (digo “tal vez”, porque hay gente razonable que cree, precisamente, que cuando el castigo no trae ningún efecto benigno, no está justificado). Pero aun si aceptamos la noción retribucionista que Temkin defiende, ella solamente proveería una excepción al principio general. Este caso nos brindaría una razón impersonal para dejar de lado el Eslogan, el cual, por definición asume una perspectiva personal del valor. Por cierto, podemos imaginar infinidad de casos en los que una situación es mejor que otra sin que sea mejor para nadie en particular, si creemos en la validez de valores impersonales. Podríamos pensar, por ejemplo, que un mundo igual que el actual pero sin los glaciares de la Patagonia (o sin los osos panda, o sin Las Meninas) sería un mundo peor, aun si nadie se enterara de su falta. Pero el punto que interesa para nuestra discusión es si la igualdad télica revista entre ese tipo de valores impersonales, tal que nos autorice a pensar que una situación de igualdad es mejor que otra sin que sea mejor para nadie. Lo que un defensor de la igualdad télica debe mostrar es que cuando se nivela para abajo se enaltece un valor o se alcanza un beneficio o mejora que debe balancearse contra el mal que se impone a los que sufren la nivelación. En otras palabras, que existan excepciones plausibles al principio general de que nada puede ser bueno si no es bueno para alguien, no implica que el principio sea inválido, ni que cualquier excepción sea admisible.

Pensemos en un caso paralelo, el principio moral que veda mentir. Este principio no es absoluto (salvo para Kant, claro). Podemos imaginar infinidad de excepciones al principio: mentiras piadosas, mentiras que evitan grandes daños, mentiras para engañar a una persona que busca a alguien para matar/violar/robar, etc, etc. Pero esto, con seguridad, no significa que el principio deba ser abandonado. Cada vez que pretendamos mentir con impunidad moral deberemos basarnos en alguna excepción plausible. Pero estaríamos haciendo trampa si, por ejemplo, mintiéramos en nuestra declaración de impuestos porque está justificado mentir para salvar a un inocente, o para confortar a un moribundo. Del mismo modo, el igualitario télico no puede aprovecharse sin más de la existencia de otras excepciones al principio subyacente al Eslogan.14

–  –  –

Si solamente la variante teleológica del igualitarismo cae presa de la ONA, cabe que nos preguntemos qué es lo que puede aducirse en favor de esta postura. Por mi parte, creo que es una monstruosa criatura de laboratorio, sin ninguna conexión con el igualitarismo que conocemos. Para volver al ejemplo de Parfit, el igualitario télico lamenta la desigualdad entre el nivel de vida de los seres humanos en la edad de piedra y en el presente.

Como resulta imposible mejorar el estándar de vida de los muertos, se sigue que para el igualitarista télico habría algo bueno en un eventual empobrecimiento radical de la generación actual, que nos llevara a vivir con las comodidades propias de la edad de piedra. Ni los movimientos en favor de la igualdad de género, ni las luchas en contra del racismo, ni los esfuerzos en contra de la pobreza global (por citar experiencias igualitarias del pasado y del presente) han reposado en la extraña idea de que la igualdad podía alcanzarse nivelando para abajo, es decir, negando el voto a los blancos y a los negros, o a los varones y a las mujeres, o empobreciendo drásticamente a toda la humanidad por igual. Por el contrario, un elemento definitorio del igualitarismo es su preocupación por el sufrimiento y la postergación que las desigualdades producen en sus víctimas. La razón decisiva en contra del igualitarismo télico es su absoluta indiferencia por la situación de los que están peor. Lo que motiva el rechazo por parte del genuino igualitarismo de las desigualdades en la distribución de cargas y beneficios sociales es que éstas son incompatibles con la igual dignidad de las personas, ya que equivalen a valorar más el éxito en la vida de unos que el de otros. Esta idea de igualdad nunca puede llevarse a cabo empeorando la suerte de algunos sin ningún beneficio para otros.

Se esgrime, en defensa del igualitarismo télico, que en los casos de nivelación hacia abajo hay un aspecto en que la situación es mejor, ya que hay igualdad. Pero este argumento no parece razonable. En el contexto de una deliberación honesta, no es más que una afirmación opaca, que no nos dice nada significativo. Si se refiere a que luego de la nivelación para abajo las personas relevantes tienen lo mismo, eso no es una contribución. Eso ya lo sabíamos. Si se nos quiere convencer de que eso es valioso, la simple repetición de que eso encarna el valor de la igualdad no puede satisfacernos.

Por último, resulta obvio que el igualitarismo télico resulta estructuralmente inaceptable para quienes rechazan la visión teleológica del valor, es decir para quienes se niegan a subordinar lo justo o correcto a lo que es utilidad, esto solamente demuestra, según él, que la moral es pluralista. Ahora bien, si el hecho de que un estándar moral lleve a veces a resultados inaceptables no descalifica, por sí, a dicho estándar, ¿por qué cree Temkin que las excepciones al Eslogan sí lo descalifican?

¿Quién le teme a la igualdad? 195 bueno, según las palabras de Rawls.15 (Como vimos, el igualitarismo télico no nos dice ni siquiera qué hay de bueno en la igualdad télica, como la que podría darse entre personas que viven en épocas o planetas distantes).

Considerar a esta posición como el verdadero igualitarismo sería una arbitrariedad.

La ONA no es una objeción exitosa contra el igualitarismo. Solamente una versión académica del igualitarismo cae presa de esta objeción. Esta versión es absurda y no tiene correlato en ninguno de los discursos encarnados en las luchas pasadas y presentes por la igualdad. El igualitarismo no implica nivelar hacia abajo. Privar a algunos de ciertos beneficios sin razón alguna es incompatible con una sociedad de iguales.

4.3. Luchar por justicia y nivelar para abajo ¿Qué pudo provocar la confusión de creer que la igualdad implica nivelar para abajo? Tal vez el hecho de que muchas pugnas por la igualdad de derechos, como toda pugna, incluyan la amenaza de perjudicar a los poderosos aun cuando este perjuicio no beneficie a los peor situados. El éxito de muchas luchas por la justicia (pensemos en una huelga justificada) depende de efectuar amenazas creíbles, las que a su vez dependen de transmitir el mensaje de que los huelguistas y luchadores están preparados para finalizar en una posición peor (comparada con la que actualmente detentan) si no se accede a sus demandas, o el mensaje de que están dispuestos a causar un perjuicio a los patrones aun cuando no redunde en un beneficio para ellos.

En ambos casos alguien terminaría peor sin que nadie termine mejor. Como en toda amenaza, por supuesto, el que amenaza prefiere no tener que cumplir con ella. Pero para eso debe lograr convencer al amenazado de que sí está dispuesto a hacerlo.

Por lo tanto, supónganse 3 escenarios:

1) Statu quo: Patrones 7, Obreros 2 (explotación y salarios miserables)

2) Lucha sin Acuerdo: Patrones 4, Obreros 1 (cierre del establecimiento)

3) Lucha y Victoria: Patrones 5, Obreros 3 (fin de la huelga, menores ganancias, mejores salarios) Para ir de 1 a 3, los Obreros deben estar preparados para finalizar en el escenario 2, que es un escenario en el que todos están peor y nadie está mejor. Es más, ellos deben convencer a los Patrones de que prefieren 2 a 1. Es esto lo que hace creíble su amenaza, y muchas veces ésta es la situación que termina resultando. ¿No es esto nivelar para abajo? Tal vez este tipo de dináJohn Rawls, A Theory of Justice, Harvard University Press, 1971, p. 24.



Pages:     | 1 | 2 || 4 | 5 |   ...   | 6 |


Similar works:

«POLICY ISSUE NOTATION VOTE November 26, 2012 SECY-12-0157 FOR: The Commissioners FROM: R. W. Borchardt Executive Director for Operations SUBJECT: CONSIDERATION OF ADDITIONAL REQUIREMENTS FOR CONTAINMENT VENTING SYSTEMS FOR BOILING WATER REACTORS WITH MARK I AND MARK II CONTAINMENTS PURPOSE: The purpose of this paper is to provide the U.S. Nuclear Regulatory Commission (NRC) with information, options, and a recommendation from the NRC staff to impose new requirements for containment venting...»

«Employ Respons Rights J (2011) 23:249–268 DOI 10.1007/s10672-011-9176-0 Parental Leave: An Important Employee Right, But an Organizational Challenge Diane-Gabrielle Tremblay & Émilie Genin Published online: 5 June 2011 # Springer Science+Business Media, LLC 2011 Abstract While parental leave is considered an important right for employees, its application in different work environments is not always straightforward. It is worthwhile to study the implementation in the workplace of the parental...»

«1 Literacy and the Politics of Education by C. H. Knoblauch Knoblauch, C.H. “Literacy and the Politics of Education.” The Right to Literacy. Ed. Andrea A. Lunsford, Helene Moglen, and James Slevin. New York: MLA, 1990. 74-80. Literacy is one of those mischievous concepts, like virtuousness and craftsmanship, that appear to denote capacities but that actually convey value judgments. It is rightly viewed, Linda Brodkey has noted, as a social trope and its sundry definitions as cultural...»

«Purdue extension CFS-727-4-W Focus on Risk Management s e Seri nit 4 U Focus on Risk Management Part of every individual and family financial plan needs to include provisions for protection against financial loss due to premature death, illness, accident, unemployment, loss of real or personal property, and personal liability for damage to other people’s property. Insurance is one way to provide this protection. Insurance is probably the least understood and least monitored area of personal...»

«Southeast Asian Studies, Vol. 38, No.4, March 2001 Only Yesterday in Jakarta: Property Boom and Consumptive Trends in the Late New Order Metropolitan City ARAI Kenichiro * Abstract The development of the property industry in and around Jakarta during the last decade was really conspicuous. Various skyscrapers, shopping malls, luxurious housing estates, condominiums, hotels and golf courses have significantly changed both the outlook and the spatial order of the metropolitan area. Behind the...»

«Krzyzewskiville at Duke University Official Policy 2015-2016 Table of Contents Introduction Foreword 4 General Rules and Etiquette 5 Walk-Up Line Standard Walk-Up Line Policy 12 Big Game Walk-Up Line Policy 18 Other Games Countdown to Craziness 20 The Parents’ Weekend Game Break Games 21 Carolina Game General Tenting Policy 23 Black Tenting 27 Blue Tenting 29 White Tenting 31 Personal Checks 33 Carolina Walk-Up Line 34 1 Introduction Foreword As Coach Mike Krzyzewski would put it, the...»

«Designing Household Survey Questionnaires for Developing Countries: Lessons from Ten Years of LSMS Experience Edited by Margaret Grosh and Paul Glewwe Chapter 17: Consumption Angus Deaton Princeton University Margaret Grosh Development Research Group The World Bank First Version, May, 1997 This Version, July 1998 Fiona’s 1st Version: October 23, 1998 Angus and Margaret: November 12, 1998 This research paper is funded by the Research Support Grant 679-61 Increasing the Policy Relevance of LSMS...»

«Commentaries Poverty Tourism, Justice, and Policy Can Ethical Ideals Form the Basis of New Regulations? Kevin OuttersOn, evan selinger, and Kyle Whyte abstract Should poverty tourism be subject, on moral grounds, to specific policy constraints? This article responds to the question by testing poverty tourism against the ethical guideposts of compensation justice, participative justice, and recognition justice, and two case descriptions, favela tours in Rocinha and garbage dump tours in...»

«117 Ar ticles Accommodating Homeless Families in the Private Rented Housing Sector: Experiences from a Supported Housing Project in Vienna Andrea Zierler, Sofia Martinsson and Tatjana Weiß Fonds Soziales Wien and “wieder wohnen” GmbH, Vienna, Austria Abstract_ This article presents the findings and analysis of the evaluation of Haus Felberstraße; a project in Vienna that offers supported transitional housing for homeless families with the goal of accessing accommodation in the private...»

«NATIONAL PLAN TO ACHIEVE MARITIME DOMAIN AWARENESS FOR THE NATIONAL STRATEGY FOR MARITIME SECURITY OCTOBER 2005 FOREWORD By signing National Security Presidential Directive-41/Homeland Security Presidential Directive-13 (NSPD-41/HSPD-13) (Maritime Security Policy, December 21, 2004) President Bush underscored the importance of securing the Maritime Domain, which is defined as All areas and things of, on, under, relating to, adjacent to, or bordering on a sea, ocean, or other navigable waterway,...»

«Agenda Item 5.A. How Group Disability Income and Individual Disability Income Policies are Similar and Different As you review the Draft standards, you will find that in many respects provisions for group disability income policies and certificates are similar to individual disability income policies. At their most basic level, both products provide a disabled insured with partial income replacement, payable on a periodic basis, for a specified benefit period. Group Disability Income VS...»

«Self-Enforcing International Agreements and Domestic Policy Credibility∗ Paola Conconi and Carlo Perroni§ Warwick University and ECARES August 2003 Abstract This paper examines the relationship between international policy coordination and domestic policy reputation when both are self-supporting. We show that a binding international policy agreement does not necessarily boost policy credibility; rather, domestic credibility might be best supported when countries are unable to enter into...»





 
<<  HOME   |    CONTACTS
2016 www.dis.xlibx.info - Thesis, dissertations, books

Materials of this site are available for review, all rights belong to their respective owners.
If you do not agree with the fact that your material is placed on this site, please, email us, we will within 1-2 business days delete him.