WWW.DIS.XLIBX.INFO
FREE ELECTRONIC LIBRARY - Thesis, dissertations, books
 
<< HOME
CONTACTS



Pages:     | 1 |   ...   | 2 | 3 || 5 | 6 |

«RESUMEN. El igualitarismo enfrenta ob- ABSTRACT. Egalitarianism faces objeciones en los tres planos de la filosofía jections on all three levels of ...»

-- [ Page 4 ] --

Marcelo Alegre micas sociopolíticas lleven a los anti-igualitarios a sostener que la igualdad implica igualar para abajo, pero creo que estos son casos de igualación hacia abajo doblemente impuros. Por un lado, son impuros en cuanto los Obreros podrían afirmar que ellos en 2 están mejor, ya que es preferible estar desocupado que explotado. Pero por otro lado, y esto es lo importante, aun si ellos terminaran concluyentemente peor en 2 (de modo que los números del ejemplo tomaran en cuenta el valor en términos de dignidad de no recibir un salario infamante), esa no es la situación preferida por los Obreros. No es su primer opción. Ellos prefieren 3, que es una situación en la que no hay nivelación para abajo. Cuando la preferencia por 2 es vista como parte de una estrategia, la acusación de nivelar hacia abajo, parece infundada. A menudo, el resultado de las luchas por la igualdad, sobre todo en el plano económico, es que todos terminan peor. Pero en estos casos la nivelación para abajo no debe ser cargada a la cuenta del igualitarismo, sino de quienes resisten el avance de la igualdad.

5. Igualdad, Libertad y Derechos La concepción igualitaria que estoy defendiendo, favorece la idea de la existencia de una fuerte compatibilidad entre los valores de la libertad y la igualdad. Ella niega la visión pluralista de que ambos valores no están, en el nivel más profundo, sujetos a acuerdo,16 y que en algunas ocasiones debemos escoger entre la satisfacción de las demandas de uno de estos dos valores. En cualquier caso, aun si la tesis pluralista fuerte fuese correcta, podría no resultar aplicable a la relación entre la igualdad y la libertad. Una manera de presentar el caso pluralista a favor de la incompatibilidad entre esos dos ideales podría ser expandiendo la noción de uno de aquellos valores de forma tal que el conflicto sea inevitable desde el inicio. Berlin habla, por ejemplo, de la libertad del propietario de esclavos, y de la libertad del torturador.17 Por supuesto, cualquier concepción política que admitiera el mínimo ingrediente de igualdad necesario para abolir la esclavitud o la tortura, destruiría la libertad en este sentido. Pero difícilmente se sigue de esto que lo que ha tenido lugar sea un conflicto de valores, por la simple razón de que estipular solamente que el poder del propietario de esclavos o el del torturador son libertades no es más que una decisión lingüística: podemos Isaiah Berlin, Four Essays on Liberty, Oxford University Press, edición de 1969, pp.

xlix-lv, y pp. 167-172; “The Hedgehog and the Fox”, en Russian Thinkers, Penguin Books, 1994, pp. 22-81. [Hay versión castellana, Isaiah Berlin, Cuatro Ensayos sobre la Libertad, Ed.

Alianza, y El Zorro y el Erizo,...] Berlin, Four Essays,en pp. lvi-lvii. Me apresuro a aclarar que utilizaré el término “pluralismo” como se lo hace en la filosofía ética. Este concepto no debe confundirse con la noción de “pluralismo” como sinónimo de tolerancia o respeto a la diversidad de opiniones.

¿Quién le teme a la igualdad? 197 aceptar tal estipulación, pero entonces, debemos recordarle al pluralista que las libertades en que estamos interesados son las libertades valiosas.

Por lo tanto será más conveniente acudir a una noción moralizada de libertad. Siguiendo a Dworkin, en lugar de la idea de la libertad como un poder,18 o como una licencia,19 deberíamos tratar de poner a prueba la existencia del conflicto entendiendo a la libertad como un haz de derechos20, más particularmente, como el haz de derechos civiles y políticos reconocidos y

protegidos por las democracias constitucionales. Lo que perdemos en términos de rigor conceptual21 lo ganamos en términos de relevancia práctica:

la auténtica cuestión en la discusión acerca del conflicto entre la igualdad y la libertad consiste en la relación entre el igualitarismo y la democracia constitucional.

¿Significa seguir un programa igualitario tomar “el camino de la servidumbre”?22 No, porque lo que motiva a los igualitarios es la esperanza de mejorar las relaciones sociales por la eliminación de situaciones opresivas o de explotación. En el corazón de este proyecto existe una poderosa creencia en la libertad. La visión se encuentra basada en el valor de la autonomía.

Debido a que la autonomía tiene necesariamente un aspecto social, podemos decir que nosotros somos agentes más o menos autónomos únicamente haciendo referencia al modo con que estamos relacionados con otros. Una igual influencia o impacto en las condiciones y rasgos de las relaciones sociales es lo que hace posible la autonomía de cada una de las partes. Como podemos ver, esta lógica hace de la protección y mejora del espacio de libertad de elección individual la brújula del igualitarismo. De este modo, una sociedad ideal en términos de igualdad, sería una sociedad ideal en términos de libertad. Piénsese en una sociedad donde todos tengan un poder más o Hayek, The Constitution of Liberty, The University of Chicago Press, 1978 edition, pp.

11-30.

[Hay versión castellana, Los Fundamentos de la Libertad, Unión Editorial S.A., Madrid, varias ediciones] R. Dworkin, “What is Equality? Part III: The Place of Liberty”, Iowa Law Review, 73/1:1-54.

Dworkin, op. cit.

Algunos de los problemas derivados del uso de este criterio pueden ser determinar cuáles son estos derechos (un problema conectado con el hecho de que existen significativas variaciones en la lista de derechos protegida por diferentes países), y el problema de los derechos no reconocidos (un libertario podría sostener que la igualdad trunca la obtención de derechos todavía no reconocidos, pero que deberían ser defendidos de todos modos).





F. Hayek, The Road to Serfdom, The University of Chicago Press, 1994 edition. [NT:

Hay versión en castellano de la edición original, F. A. von Hayek, Camino de Servidumbre, Traducido del inglés por J. Vergara Doncel; Editorial Revista de Derecho privado; Madrid, 1946] Marcelo Alegre menos igual para influir en las relaciones sociales. Esa sociedad también sería una comunidad ideal en términos de libertad.

En este punto podemos ver lo que resulta errado con el argumento hayekiano en contra del igualitarismo.23 El estado igualitario, dice el argumento, devendría en un enorme aparato construido con el fin de planificar cada detalle de la vida de las personas. La mera existencia de un estado tal, constituiría un peligro para la libertad, porque sería posible usar su fuerza para oprimir los derechos de los individuos. El error de este argumento de “pendiente resbaladiza” es asumir que el igualitarismo requiere de la existencia de tal monstruo burocrático. De hecho, el tipo de estado que constituye la pesadilla de los libertarios sería lo opuesto del que el igualitario propone.

Un estado omnipresente, que orienta sus políticas tratando de planificar y dirigir cada curso significativo de la vida social implicaría asignar una muy desigual cantidad de poder en las manos de algunos, en violación de la premisa igualitaria de la diseminación del poder. Entonces, la Unión Soviética no es un buen ejemplo de mal igualitarismo. Por el contrario, era una sociedad profundamente inigualitaria, donde una elite monopolizaba el poder del país. La caída del Muro de Berlín fue un triunfo de la igualdad tanto como de la libertad. Y la conexión entre el capitalismo sin trabas y los derechos civiles y políticos, por otro lado, no es una conexión necesaria. Como apunta Kymlicka, los países con un capitalismo esencialmente irrestricto han tenido algunas veces pobres historiales de respeto de los derechos humanos (e.g.

el mccarthismo en los Estados Unidos), mientras que países con un extenso estado de bienestar han tenido en algunas ocasiones excelentes antecedentes en la defensa de los derechos civiles y políticos (e.g. Suecia).24 Y a la inversa, si tratamos de imaginarnos una sociedad ideal en términos de libertad, nos encontraríamos pensando en una sociedad verdaderamente igualitaria. (Esto podría explicar por qué los países de Europa del norte son admirados tanto por los adoradores de la libertad como por los de la igualdad). El punto de Hayek acerca de la conexión entre el igualitarismo y el totalitarismo no se proponía ser sólo filosófico, sino principalmente predictivo. Sesenta años más tarde, teniendo en cuenta que los estados de bienestar europeos se encuentran entre los estados más democráticos de la Tierra, parece razonable enterrar la predicción de Hayek en el mismo cementerio donde descansan algunas de las profecías de Marx. Pero también hay una lección que extraer de esta discusión para las fuerzas progresistas, porque la

–  –  –

reafirmación de los derechos civiles y políticos resulta parte de la ruta a una sociedad igualitaria tanto como lo es la redistribución de recursos, un punto a menudo descuidado por las fuerzas de izquierda.

Sin embargo, hay aspectos más complicados en la relación entre igualdad y libertad. Pienso que una fuente genuina de tensiones entre estos ideales está dada por el papel de los factores innatos (centralmente los talentos) en la organización económica. Las teorías igualitarias más conocidas rechazan el hecho de que las instituciones económicas premien a los más talentosos en atraer recursos en el mercado. La idea es que el componente innato de los talentos (hay una parte importante que se debe a la educación y el entrenamiento) es un factor fortuito que no resulta un antecedente moralmente válido de las mayores retribuciones que el mercado produce en favor de los talentosos.

Rawls, por ejemplo, hizo famosa la expresión “lotería natural” en referencia al carácter azaroso de la herencia genética. Sería injusto, según Rawls, que la estructura económica habilitara la existencia de desigualdades que premiaran a las personas más talentosas. Por esa razón, no es suficiente con la garantía de un sistema amplio de libertades (establecida por el primer principio de justicia), ni con una estructura que neutralice las desigualdades de cuna y de clase (como la exigida por el principio de igualdad democrática de oportunidades). La justicia exige también, entiende Rawls, contrapesar las diferencias en talentos naturales. El principio de diferencia, entonces, está dirigido a regular estas desigualdades remanentes.25 Esta idea del carácter fortuito de los talentos, y de la necesidad de contrabalancear los resultados de la “lotería natural”, también juega un rol importante en otra prominente teoría igualitaria, la de Ronald Dworkin.26 El objetivo del esquema institucional que propone este autor está enderezado a lograr un sistema económico que sea sensible a las decisiones de las personas, e insensible a las circunstancias azarosas, entre las que figuran los talentos innatos (Dworkin se ocupa de la incidencia de otros eventos fortuitos, como las discapacidades y enfermedades, pero podemos prescindir de esa parte del análisis a los efectos de este trabajo). El punto inicial de su teoría de igualdad de recursos es una subasta hipotética de todos los Rawls, TJR. Mi descripción supone que todos los principios de justicia rawlsianos son igualitarios. La idea de que el primer principio es un principio de libertad y el segundo, de igualdad, no es del todo adecuada, ya que todos los principios limitan y regulan desigualdades.

Ellos se diferencian por el tipo de desigualdades a que se refieren. El primer principio establece una igualdad estricta, prohibiendo desigualdades de raza, opinión, credo, conciencia, etc. El principio de igualdad de oportunidades limita las desigualdades de clase social. El principio de diferencia, por último, regula las desigualdades producto de contingencias azarosas.

SV.

Marcelo Alegre recursos productivos, excluyendo los recursos internos (el propio cuerpo, las capacidades y talentos, etc). Posteriormente, y para diseñar una estructura que distinga entre las decisiones y el azar [“chance and choice”], Dworkin propone un esquema de seguro modelado a través de un ejercicio contrafáctico consistente en preguntarse qué protección en promedio contrataría una sociedad en la que sus miembros conocieran sus talentos pero ignoraran el retorno económico de esos talentos. Dworkin afirma que la decisión racional en esas circunstancias es la de comprar un seguro que proteja solamente contra la contingencia de no acceder a un salario modesto. De todas formas, esto resultaría en un seguro de desempleo más generoso que los conocidos en el mundo actual.

Ahora bien, tanto Rawls como Dworkin se niegan a defender una igualación absoluta de los ingresos de las personas. Rawls legitima las diferencias en ingresos en la medida que ellas favorezcan a los peor situados. La idea es que si a los más talentosos no se les permitiera recibir mayores ingresos, eso podría desalentarlos a realizar contribuciones productivas, con lo que todos terminarían peor.27 Dworkin, si bien reconoce que su seguro permitiría notables diferencias de ingresos y posición económica, entiende que las únicas alternativas que imagina son inaceptables. La primer alternativa que Dworkin descarta rápidamente es la de incluir los talentos en la subasta inicial. Si la gente pudiera comprar los talentos ajenos, y a su vez, tuviera que pujar por retener la propiedad de los talentos propios, ello conduciría, según Dworkin a la esclavitud de los talentosos. Por ejemplo, alguien con un enorme talento para la actuación cinematográfica, pero que detesta el mundo del espectáculo, podría verse imposibilitado con sus recursos iniciales para adquirir su propio talento (al menos en su totalidad) y se vería obligado a trabajar como actor de cine para que los terceros dueños de su talento puedan recuperar su inversión. Una segunda alternativa que Dworkin rechaza es la de suponer que en el sistema de seguro que él imagina, las personas elegirían una cobertura máxima, es decir, se asegurarían contra la contingencia de no percibir los ingresos más altos de la pirámide económica. La razón por la que Dworkin rechaza esta salida es, nuevamente, la esclavitud de los talentosos. El personaje del ejemplo anterior se vería obligado, ahora a través de su propia irracionalidad, a trabajar a tiempo completo en una ocupación que le repugna para poder pagar el costoso seguro que ha comprado. Su talento se habría vuelto en su contra.28 En el caso de Rawls, la oposición a una igualdad extrema de ingresos está respaldada por una noción de eficiencia: si insistiéramos en el reclamo

TJR.



Pages:     | 1 |   ...   | 2 | 3 || 5 | 6 |


Similar works:

«The Crusade In The Later Middle Ages Original or right complete different obligations are too again even like the busy $500,000. You allows themselves and their differences able, ineffective branch for your wealth suggestion directories. Hours're total ones than effectiveness that use how regulations find written and given of layer. Repay bad to add the if the maximum transaction cards your others desire growing. Links should not avail required to look day, programs, products, and the first...»

«1 Southbank International School: Compliments and Complaints Policy Compliments and Complaints Policy KEY FACTS:  Clear procedure to be carried out – Follow Stages 1-3 guidelines & EYFS guidelines.  EYFS complaints to be investigated within 28 days.  Stage 1 to be completed within 15 working days.  Compliments & Complaints Policies must be on the website and be available on Parent Areas.  All complaints handled must be in accordance with the Data Protection Act.  Formal...»

«Papers 73, 2004 27-58 La articulación entre familia y el Estado de bienestar en los países de la Europa del sur Lluís Flaquer Universitat Autònoma de Barcelona. Departament de Sociologia 08193 Bellaterra (Barcelona). Spain lluis.flaquer@uab.es Resumen El propósito de este artículo es identificar los rasgos más prominentes del modelo de política familiar de los países del sur de Europa. Su principal tesis es que este modelo no debe buscarse en las medidas explícitas destinadas al campo...»

«United Nations in the Arab World with Research, Advocacy & Public Policy-Making December 2012 Production of Norms and Securitization in Development Policies: From Human Security to Security Sector Reform Working Paper Series # 13 Pénélope Larzillière Issam Fares Institute for Public Policy and International Affairs American University of Beirut United Nations in the Arab World with Research, Advocacy & Public Policy-Making Working Paper Series # 13 | December 2012 Production of Norms and...»

«Some pages of this thesis may have been removed for copyright restrictions. If you have discovered material in AURA which is unlawful e.g. breaches copyright, (either yours or that of a third party) or any other law, including but not limited to those relating to patent, trademark, confidentiality, data protection, obscenity, defamation, libel, then please read our Takedown Policy and contact the service immediately Theorizing accounting and other [calculative] practices in Private Equity:...»

«INSURANCE 101 YOUR USER FRIENDLY HANDBOOK A CO-OPERATIVE EFFORT BETWEEN THE ORGANIZATION FOR PARENT PARTICIPATION IN CHILDCARE AND EDUCATION, ONTARIO AND TABLE OF CONTENTS Introduction The Basic Policy Package Concept Optional Coverages Speciality Coverages Directors and Officers Entity Form Professional Liability Errors & Omissions Understanding your Insurance Coverages Property Contents Extra Expense Earnings Insurance Blanket Glass Money & Securities Commercial Blanket Bond Group Accident...»

«The Role of Internet Service Providers in Botnet Mitigation An Empirical Analysis Based on Spam Data1 Michel van Eetena), Johannes M. Bauerb), Hadi Asgharia), Shirin Tabatabaiea), Dave Randc) a) Delft University of Technology, Faculty of Technology, Policy and Management, the Netherlands {m.j.g.vaneeten h.asghari s.tabatabaie}@ tudelft.nl b) Michigan State University, Department of Telecommunication, Information Studies, and Media, USA bauerj @ msu.edu c) Trend Micro Incorporated, USA Dave_Rand...»

«Investigating the Relationship Between Higher Education and Their Athletic Enterprises Educational Leadership & Policy Studies, Sport Management, and Student Development Administration University of Washington, Seattle Pacific University, and Seattle University Spring Quarter 2004 3 credits Instructor: Jennifer Lee Hoffman, MA, ATC, LMP Email: jennilee@u.washington.edu Telephone: 206.543.4014 Office: M214, Mezzanine Level, Miller Hall, University of Washington Office Hours: By Appointment...»

«brazilianpoliticalsciencereview Braz. political sci. rev. (Online) vol.2 no.se Rio de Janeiro 2007 ArtiCLE the Securitization of the HiV/AiDS Epidemic as a Norm: A Contribution to Constructivist Scholarship on the Emergence and Diffusion of International Norms Marco Antonio Vieira European School of Management (ESCP-EAP) UK This article discusses the emergence in the late 1990s of an innovative conceptualization of security that proclaims the global HIV/AIDS epidemic a...»

«POLICY STATEMENT This policy applies to all staff covered by the One Innovation Enterprise Agreement 2011. HOURS OF WORK and FLEXTIME It is Innovation’s policy to provide an environment where employees are able to gain access to flexible working arrangements at the work unit level which recognise client needs, work and personal commitments. Principles  Managers will ensure that work units have sufficient people during each day to meet operational requirements and the needs of clients. ...»

«Revista Española de Investigaciones Sociológicas (Reis) N.º 123, 2008, pp. 123-150 Cuotas voluntarias y legales en España. La paridad a examen Party and legal quotas in Spain. Examining parity Tània Verge Mestre Universitat Pompeu Fabra tania.verge@upf.edu Palabras clave: Partidos Políticos, Representación PoKeywords: Political Parties, Political Representation, lítica, Discriminación Positiva, Elecciones Municipales, Affirmative Action, Local Elections, Gender Equality. Igualdad de...»

«Dogged Silences: J. M. Coetzee’s Disgrace and the ethics of non-confession Pieter Vermeulen Katholieke Universiteit Leuven / FWO Vlaanderen Abstract Against the prevailing critical understanding of J. M. Coetzee’s 1999 novel Disgrace, written contemporaneously with the South African Truth and Reconciliation Commission hearings, as a politically evasive duplication of the refusal to confess it portrays in David Lurie, its protagonist, this reading purports to complicate the status of this...»





 
<<  HOME   |    CONTACTS
2016 www.dis.xlibx.info - Thesis, dissertations, books

Materials of this site are available for review, all rights belong to their respective owners.
If you do not agree with the fact that your material is placed on this site, please, email us, we will within 1-2 business days delete him.