WWW.DIS.XLIBX.INFO
FREE ELECTRONIC LIBRARY - Thesis, dissertations, books
 
<< HOME
CONTACTS



Pages:     | 1 |   ...   | 4 | 5 ||

«RESUMEN. El igualitarismo enfrenta ob- ABSTRACT. Egalitarianism faces objeciones en los tres planos de la filosofía jections on all three levels of ...»

-- [ Page 6 ] --

Marcelo Alegre Ahora bien, ¿qué hay de malo en la envidia en esta segunda versión? Algunos consideran a la envidia como una disposición humana inevitable. Si esto fuera cierto, luego, ese hecho podría dejar muy poco espacio para la evaluación moral de una persona envidiosa. Pero todavía podría ser posible decir algo desde la perspectiva moral. Sería como la evaluación moral de una supuesta disposición al racismo. Aun si fuera verdad que los humanos tienen una propensión natural a evitar a las personas de otros orígenes étnicos, esto no precluiría la condena moral del racismo. La erradicación del racismo resultaría más dificultosa, pero no menos urgente. Si confiamos, contra Hume, en que la razón puede controlar (al menos en parte) a las pasiones, luego no veo un problema en depender de una concepción más o menos moralizada de la envidia, una concepción que incorpore elementos normativos. Esta no es la ruta favorecida por Rawls, quien explícitamente rechaza considerar la envidia como un sentimiento moral, porque, según él, “no es necesario citar ningún principio moral en su explicación”37. Por mi parte, pienso que la envidia puede ser objetada en base a, al menos, dos consideraciones. En primer lugar, una persona envidiosa puede ser vista como estando en falta en relación con la responsabilidad indelegable sobre su propia vida. Una persona envidiosa no está prestando atención a lo que constituye su particular desafío, a saber, conducir su propia vida. En cambio, dedica una atención desmesurada a la situación de otras personas. La sociabilidad es un hecho de la naturaleza humana, y ello implica que vivimos haciendo comparaciones sobre cómo otros resuelven problemas similares a aquellos que nosotros enfrentamos, que tratamos de tomar ventaja de la experiencia de personas que conocemos, etc. Una persona sociable, no-envidiosa vive con un ojo puesto en las vidas de otros, pero la persona envidiosa viven con los dos ojos puestos sobre las vidas de otras personas.38 Esta concepción de la envidia no la considera como una característica dada, no modificable de la naturaleza humana, sino como una falta ética, a saber, una fracaso en hacer frente a la especial responsabilidad sobre nuestro propio destino, una propensión que resta valor a nuestras vidas.

J. Rawls, A Theory of Justice, p. 533. [J. Rawls, Teoría de la Justicia, Ed. F.C.E., página 481] Frankfurt, en The Importance of What We Care About., Cambridge University Press, 1988, p. 136, habla en estos términos cuando descalifica al igualitarismo económico: “Un interés por la igualdad económica, construida como deseable en sí misma, tiende a a desviar la atención de las personas del esfuerzo por descubir –dentro de su experiencia de sí mismo y de su vida– lo que a él mismo realmente le importa y lo que verdaderamente lo satisfase, aunque esta es la más básica y la más decisiva tarea, de la cual depende una selección inteligente de objetivos económicos. Exagerar la importancia moral de la igualdad económica es dañoso, en otras palabras, porque es alienante.” (Énfásis añadido).

¿Quién le teme a la igualdad? 207 En segundo lugar podemos aplicar a la envidia las mismas impugnaciones que fueron dirigidas a la nivelación hacia abajo, ya que ese es, precisamente, el contenido de la preferencia envidiosa. Si la primer objeción es interna, y se mueve en la dimensión de las virtudes, esta segunda crítica sobrepasa esa dimensión, ya que cuestiona a la envidia como un antecedente espurio respecto de la organización institucional y las políticas públicas. La preferencia de que nadie tenga nada que no tengan los demás queda descalificada por implicar una preferencia a favor de la nivelación hacia abajo, es decir, un deseo de empeorar la situación de algunos sin razón ni beneficio alguno.

Parentéticamente, quisiera señalar que mientras muchos autores antiigualitarios se ocupan negativamente de la envidia, parecen aceptar su exacto reverso,39 el deseo de ser envidiado por otros. Este deseo es uno muy común, y publicitarios y expertos en marketing usualmente toman ventaja de la existencia de esta propensión. La envidia sería un mal sentimiento, propio de los igualitarios, en tanto que el deseo de ser envidiado sería un sentimiento positivo, un motor del progreso económico. Considérense las siguientes palabras de Schoek: “Sólo cuando un hombre comprende la futilidad de dar vueltas en comparaciones envidiosas entre su propia suerte y la de otros, cuando una persona comprende que la tormenta de la envidia es ineludible porque nunca carece de estímulo, y, aparte de esta comprensión, es capaz de modificar este sentimiento de envidia en un impulso agonístico, esforzándose para ‘superar’ los logros de otros, alcanza, por su intención aunque motivado por la envidia, un fundamentalmente nuevo plano de aumento– de-valor: la conducta competitiva.”40 En esta visión asimétrica habría, pues, una envidia mala, la de los igualitarios, y un impulso a provocar la envidia ajena que sería bueno. A este impulso positivo se lo llama competitividad.

Esta asimetría es inconsistente. Esta preferencia de ser envidiado por otros resulta moralmente objetable por dos cuestiones. Primero, simplemente porque tiene como objetivo provocar (y entonces es moralmente parasitaria de) un sentimiento vicioso: la envidia. Segundo, y mucho más importante, porque comparte con la actitud de la envidia el mismo desprecio hacia el principio de la especial responsabilidad sobre la propia vida. La persona que construye su vida pensando primariamente acerca de la envidia que sus logros suscitarán en otras, se halla, en el mismo grado que la persona enviJ. Rawls, op. cit., p. 533, también se refiere a un sentimiento reprobable y relacionado a la envidia, “grudgingness”, que consiste en desear que quienes están en una posición inferior, no alcancen nuestra posición.





Schoeck, H., op. cit., p. 416-417. [Hay versión castellana, Helmutt Schoeck, La Envidia y la Sociedad, Unión Editorial S.A., Madrid] Marcelo Alegre diosa, fracasando en situar su vida en el centro de su atención, y tomando a los demás como medios y no como fines en sí mismos. El punto es que cualquier consideración aceptable de la envidia debe incluir una condena simétrica de su reverso. El deseo de ser objeto de la envidia de otros se halla, con la actitud de la envidia, en la misma barca moral.

6.2. ¿Causa envidia la igualdad?

Existe un segundo nivel en el que se suele vincular al igualitarismo con la envidia. Esta objeción consiste en afirmar que las instituciones propias de un sistema igualitario incrementarían la envidia. Esta idea fue expuesta, por ejemplo, por Nozick,41 quien conecta la envidia con la autoestima. Las personas, según Nozick, evalúan sus logros en ciertas esferas de la vida comparando sus logros con los logros ajenos. Cuando su puntaje baja en varias (para ellos) esferas significativas, eso afecta su autoestima y se vuelven envidiosas. El problema con el igualitarismo, dice Nozick, es que tiende a “reducir...el número de dimensiones diferenciadoras”. En consecuencia, sería más difícil para cada individuo usar una “estrategia de sopesamiento no uniforme que dé mayor peso a la dimensión en la cual su calificación es más alta.” Por el contrario, Rawls adopta una visión optimista de la influencia de las instituciones igualitarias en el problema de la envidia.42 Las razones que suministra son las siguientes. Primero, la confianza en las instituciones igualitarias limitaría las disparidades de bienestar. Segundo, contrariamente a Nozick, él cree que el tipo de sociedad igualitaria que está defendiendo impulsaría el florecimiento de muchas asociaciones, que dividiría a la sociedad en “muchos grupos no comparables”. Esto, a su turno, tiende a “reducir la visibilidad”, “de las variaciones en las perspectivas de los hombres”.

Resulta interesante que ambos autores parten de una caracterización completamente diferente de la sociedad igualitaria en cuanto a la diversidad de modos de vida. Nozick afirma que el igualitarismo disminuiría el número de dimensiones a lo largo de las cuales las personas podrían compararse con otras. Rawls sostiene que, bajo un orden igualitario, numerosas asociaciones florecerían, y de acuerdo a ello, sería más complicado para las personas efectuar comparaciones envidiosas. A mi juicio, el problema con el argumento de Nozick es que se encuentra basado sobre una descripción distorsionada del igualitarismo. El igualitarismo no tiene como propósito crear una sociedad donde todos usen la misma ropa, coman la misma comida, lean los mismos libros, y así sucesivamente. El igualitarismo no condena la diversidad, sino que trata de suministrarle fundamentos más sólidos, dando

–  –  –

a todos y cada uno iguales oportunidades y recursos para disfrutar de esa posibilidad de vivir vidas diversas.

7. Conclusión El ideal de la igualdad es atacado por favorecer el empeoramiento en la situación de algunas personas sin que nadie más se beneficie, por conculcar derechos y libertades, y por estar basado en (y reforzar) sentimientos envidiosos. Algunos de estos ataques han ganado credibilidad debido a la desafortunada estrategia seguida por muchos igualitarios frente a estas objeciones. La estrategia ha sido la de aceptar que el igualitarismo propende a nivelar para abajo (lo que implica tácitamente aceptar la asimilación de igualdad y envidia) o a conflictuar con la libertad. En estas líneas he intentado una respuesta diferente, basada en una interpretación del valor de la igualdad según la cual éste es un ideal que no requiere sino que rechaza nivelar para abajo, que no resulta en la vulneración de los derechos sino que provee su fundamento más sólido, y que no está respaldado por sentimientos de envidia. Si no estoy equivocado, pues, buena parte del discurso en contra de la igualdad, y de los temores que genera, están basados en una visión deformada de este valor, y no en interpretaciones mínimamente plausibles.

Mi enfoque presupone una actitud monista, y debo decir algo en defensa de esta actitud, según la cual la igualdad es la igualdad de las personas libres, del mismo modo que la libertad que cuenta es la igual libertad. No me atrevo a negar que la visión pluralista pueda ser, en última instancia, verdadera. Lo que parece objetable, empero, es la ferviente convicción en que los valores fundamentales están en conflicto, en lugar de simplemente aseverar la posibilidad de ese choque. Los pluralistas acusan a aquellos que niegan la existencia de disonancia entre valores de ser dogmáticos, pero la acusación puede ser redirigida contra los pluralistas. ¿Cómo podemos justificar la convicción “a priori” de que los valores están en conflicto?

Es importante tener en mente que en el terreno de la filosofía política, la fuerza del desafío que plantea el pluralismo no radica en la idea de conflicto, sino en la idea de que esos conflictos son inerradicables. La amenaza es la idea de la imposibilidad de acomodar de un modo razonable los ideales en aparente conflicto, no la mera idea del conflicto.43 El problema, para las democracias modernas, no es la afirmación de que hay ideales valiosos en tensión, sino la afirmación de que no hay modos aceptables de canalizar esas tensiones. El desafío es responder a la idea de que hagamos lo que hagamos

–  –  –

estamos perdidos, porque todas las alternativas implican violencia, arbitrariedad, o la victimización injusta de algunos.

A veces se presenta al pluralismo como una visión austera y no pretenciosa en relación al poder de la razón. La idea es que sería muy ambicioso afirmar que es posible alcanzar una armonía entre los valores, sin ningún sacrificio ni residuo moral. El monismo sería, a los ojos de esta crítica, una postura infantil e irrealista, que desconoce el aspecto trágico de la vida, y que solamente puede basarse en una concepción todopoderosa de la razón.

Mi perspectiva es que en el estado aún subdesarrollado en que se encuentra la discusión de los problemas morales, resulta tan pretencioso afirmar la armonía, como afimar lo contrario, es decir la existencia del conflicto irremediable de los valores. Afirmar a priori que no hay, ni habrá jamás, un modo de compatibilizar valores aparentemente en pugna también aparece como un ejercicio soberbio (y por tanto, paradójicamente, irracional) de la razón, y una convicción al menos prematura, con el agravante de que ocupa un rol obturador de la deliberación, al descalificar de entrada todo intento de lograr una convivencia aceptable entre distintos ideales.

¿Quién le teme a la igualdad? Quienes la confunden con la caricatura construida por sus adversarios.

–  –  –



Pages:     | 1 |   ...   | 4 | 5 ||


Similar works:

«STATE NEED GRANT AND COLLEGE BOUND SCHOLARSHIP PROGRAM MANUAL 2015-16 NOVEMBER 2015 Washington Student Achievement Council  PO Box 43430  Olympia, WA 98504-3430  www.wsac.wa.gov Washington Student Achievement Council Staff OPERATIONS AWARDING, PAYMENTS, REPORTING, AND REPAYMENT Phone (360) 753-7841 Assistant Director E-mail carissag@wsac.wa.gov CARISSA GLASSBURN Phone (360) 753-7623 Fiscal Analyst E-Mail victorf@wsac.wa.gov VICTOR FERNANDEZ Phone (360) 753-7632 Receivables Coordinator...»

«Cultural Diplomacy as a Form of International Communication by Marta Ryniejska – Kiełdanowicz, Ph.D. University of Wrocław Institute for International Studies The Section of International Communication Finalist Paper Institute for Public Relations BledCom Special Prize for best new research on the cultural variable in public relations practice Cultural Diplomacy as a Form of International Communication By Marta Ryniejska – Kiełdanowicz www.instituteforpr.org ABSTRACT This paper presents...»

«MANUAL OF POLICIES AND PROCEDURES GRADUATE STUDIES Communication Sciences & Disorders With graduate programs in: Audiology Speech-Language Pathology Idaho State University Pocatello, Idaho & Meridian, Idaho Revised October 2014 NOTE: Students are responsible for the information contained in this manual, including policies, procedures, procedural and academic graduation requirements, deadlines, and information on ethical behavior. This manual supersedes all prior graduate manuals. TABLE OF...»

«ICS-ACI Policy Series ICS-ACI-P020 Data Protection and Retention This is part of a series of documents that make up the formal policies adopted by the Institute for CyberScience at the Pennsylvania State University. Last Updated: July 9, 2015 1.0 Overview The purpose of this document is not to impose restrictions that are contrary to the Pennsylvania State University’s established culture of openness, trust and integrity. The Institute for CyberScience Advanced Cyber Infrastructure (ICSACI)...»

«Visitor Experiences in the Enid A. Haupt Garden and the Mary Livingston Ripley Garden Office of Policy and Analysis Smithsonian Institution Washington, DC October 2005 Table of Contents Preface Introduction Interviews with Visitors Visitor Comment Cards Observations in the Gardens.22 Summary Image Credits Preface It is like a Secret Garden – filled with gorgeous flowers. Visitors to the Smithsonian Institution, whether on dismal days of winter or glorious days of spring, have the...»

«STUDY Policy Department Structural and Cohesion Policies STREET ARTISTS IN EUROPE CULTURE AND EDUCATION March 2007 EN Directorate General Internal Policies of the Union Policy Department Structural and Cohesion Policies CULTURE AND EDUCATION STREET ARTISTS IN EUROPE STUDY IP/B/CULT/IC/2006_170 March 2007 EN PE 375.307 This study was requested by the European Parliament's Committee on Culture and Education. This paper is published in the following language: Original: EN. Translation: FR. Yohann...»

«Research report Evaluation of the 50+ Face-to-Face Guidance Pilot by Kim Perren, Janet Harvey, Katherine Hill, Yvette Hartfree and Matt Padley Department for Work and Pensions Research Report No 720 Evaluation of the 50+ Face-toFace Guidance Pilot Kim Perren, Janet Harvey, Katherine Hill, Yvette Hartfree and Matt Padley A report of research carried out by the Centre for Research in Social Policy on behalf of the Department for Work and Pensions © Crown copyright 2010. You may re-use this...»

«Durham E-Theses Megalithic monuments of Turkish thrace Erdogu, Rabia How to cite: Megalithic monuments of Turkish thrace, Durham theses, Durham University. Erdogu, Rabia (2005) Available at Durham E-Theses Online: http://etheses.dur.ac.uk/3931/ Use policy The full-text may be used and/or reproduced, and given to third parties in any format or medium, without prior permission or charge, for personal research or study, educational, or not-for-prot purposes provided that: a full bibliographic...»

«The ANNALS of the American Academy of Political and Social Science http://ann.sagepub.com/ The Globalization of Capital Flows: Who Benefits? Barbara Stallings The ANNALS of the American Academy of Political and Social Science 2007 610: 201 DOI: 10.1177/0002716206297918 The online version of this article can be found at: http://ann.sagepub.com/content/610/1/201 Published by: http://www.sagepublications.com On behalf of: American Academy of Political and Social Science Additional services and...»

«NATIONAL INSTITUTE FOR PUBLIC POLICY Deterrence and Coercion of Non-State Actors: Analysis of Case Studies Study Director Dr. Keith B. Payne President, National Institute for Public Policy Contributors Dr. Shmuel Bar Dr. Robert Joseph Dr. Patrick Garrity Dr. Steven Lambakis Dr. Gary Geipel Russell Roth Dr. Colin Gray Thomas Scheber Kurt Guthe Dr. Andrei Shoumikhin Melanie Inglis Willis Stanley Prepared By: National Institute for Public Policy October 2008 The views, opinions, and findings...»

«Enhancing Democratic Governance of the Security Sector: An Institutional Assessment Framework Prepared by the Clingendael Institute for the Netherlands Ministry of Foreign Affairs Nicole Ball (Center for International Policy, Washington DC) Tsjeard Bouta (Clingendael Institute, Conflict Research Unit) Luc van de Goor (Clingendael Institute, Conflict Research Unit) Copyright: © The Netherlands Ministry of Foreign Affairs / The Netherlands Institute of International Relations ‘Clingendael’...»

«National Security Case Studies: Special Case-Management Challenges Sixth Edition Robert Timothy Reagan Federal Judicial Center This Federal Judicial Center publication was undertaken in furtherance of the Center’s statutory mission to develop and conduct research and education programs for the judicial branch. While the Center regards the content as responsible and valuable, it does not reflect policy or recommendations of the Board of the Federal Judicial Center. contents Table of...»





 
<<  HOME   |    CONTACTS
2016 www.dis.xlibx.info - Thesis, dissertations, books

Materials of this site are available for review, all rights belong to their respective owners.
If you do not agree with the fact that your material is placed on this site, please, email us, we will within 1-2 business days delete him.